EL HÁBITO DEL SAGRARIO

07/10/2018 Deja un comentario

…perder el hábito del Sagrario

El Sagrario dejó de ser el nido de amores,el alcázar de la dicha, la sala del festín. la casa solariega de los cristianos y se fue trocando poco a poco en casa muy respetable, es verdad, pero tan aislada como respetable y tan inaccesible como aislada

El Cristianismo es el Sagrario,y, aunque ésta no sea la ocasión de demostrarlo, vosotros afirmaréis conmigo, que el Sagrario en nuestra Religión no es un remate más o menos airoso de sus cimas, ni un broche de oro que lo cierra, ni una de las instituciones que lo embellecen, sino que la Eucaristía, el Sagrario es todo el Cristianismo, es el principio, fin y razón de ser de sus dogmas y su moral, de sus sacrificios y de sus virtudes, de sus bellezas y de sus milagros

Yo no puedo pensar qué sería un Cristianismo sin Eucaristía, porque su Fundador no quiso que lo hubiera, pero sí digo que el actual Cristianismo todo, es con, por y para la Eucaristía, y sin Ella, no titubeo en decirlo, el Cristianismo es nada

A más frecuencia de Sagrario más Cristianismo, a menos Sagrario, menos Cristianismo

Pues bien, el pueblo aquel que llenaba nuestros templos, dejó de frecuentar el Sagrario, llegó a olvidar prácticamente que el Sagrario, era sobre todo, la grande e insustituible casa de comida de las almas y a persuadirse de que era sólo lugar de recreo o tribunal para premiar a los Santos o trono altísimo de la majestad de DIos,y terminó de dejar sólo el Sagrario para los Santos o para los que quieran andar por caminos más estrechos

Nuestro pueblo llegó a creerse, prácticamente al menos, que podía conservarse en un Cristianismo regular y de modestas pretensiones… sin Sagrario o sin mucho Sagrario

¡Qué error! ¡Como si se pudiera vivir sin comer!

(Del Libro AUNQUE TODOS …YO NO, de San Manuel González)

Anuncios

REAVIVAR EL DON DE DIOS QUE HAY EN TI

01/10/2018 Deja un comentario

¡EL ABANDONO DEL SAGRARIO!

Es decir, la repetición constante para el Corazón de Jesucristo de los más triste de su Evangelio

Es Belén, su pueblo, con sus puertas cerradas, y sin un rinconcito para que nazca;

es Nazareth, la tierra de casi toda su vida, intentando arrojarlo desde lo alto del monte;

es Jerusalén, el gran teatro de sus milagros, dejándolo sin comer y sin casa para dormir el mismo Domingo de Ramos;

es el abandonándolo, todos huyeron de la noche de las agonías del Huerto;

es el desconsolador y tristísimo vino a los suyos y los suyos no lo recibieron del Evangelio de san Juan repetido todos los días en miles y miles de Sagrarios en donde vive la mismísima Víctima de aquellas deslealtades……..

(Extracto del Prólogo del Libro AUNQUE TODOS YO NO, de San Manuel González)

17 September, 2018 06:27

17/09/2018 Deja un comentario

LOS MIEMBROS DE LA INSTITUCIÓN DE MISIONERAS EUCARÍSTICAS SEGLARES DE NAZARET, DAMOS GRACIAS A DIOS, POR LOS AÑOS COMPARTIDOS CON NOSOTRAS A LA HERMANA MARÍA DEL VALLE CAMINO, COMO NUESTRA DELEGADA GENERAL

UN FUERTE ABRAZO Y NUESTRA ORACIÓN

17 September, 2018 02:34

17/09/2018 Deja un comentario

LA INSTITUCIÓN DE MISIONERAS EUCARÍSTICAS SEGLARES DE NAZARET, CON MUCHO CARIÑO DAMOS LA BIENVENIDA A NUESTRA NUEVA DELEGADA GENERAL HERMANA MARÍA ANTONIA DEL SAGRARIO ACOSTA

UNIDAS VÍA-SAGRARIO, ROGAMOS A DIOS LA BENDIGA

LA ORACIÓN HECHA HAMBRE DE EUCARISTÍA

10/09/2018 Deja un comentario

¡Qué bella confesión de hambre de Jesús confiere san Pedro!

¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna…

MI Padre es quien da a vosotros el verdadero Pan del cielo

¡Hay tan pocos hambrientos de ese Pan!

Madre Inmaculada, que no quieres

que muera de hambre ningún hijo tuyo,

que no nos falte

el pan corporal de cada día

dando gusto a tu Jesús,

ni el deseo de la Eucaristía diaria

para que no nos falte el alimento

y la vida del alma

(Del libro ORAR CON EL OBISPO DE LA EUCARISTÍA…SAN MANUEL GONZÁLEZ)

(Graciela Raquel Debello- MESN- Argentina)

22 JULIO EN EL DÍA DE SANTA MARÍA MAGDALENA

24/07/2018 Deja un comentario

¡A los pies del Señor!

¿No es ésta la palabra que describe siempre el Evangelio a la Magdalena?

A los pies del Señor en casa del fariseo ungiéndolos y besándolos, a los pies del Señor en Betania recreándose en su palabra y en su mirada, a los pies del Señor en la Cruz, recogiendo sus últimos suspiros y sus últimas gotas de sangre, a los pies del Señor en el sepulcro cerrado y abierto, ¡siempre a los pies del Señor!

¿Sabéis lo que significa eso? Echarse a los pies de una persona es la actitud del respeto llevado a la adoración, de la súplica más encarecida, de la gratitud más rendida, del arrepentimiento más sincero y de la adhesión más inquebrantable, y en una palabra, del amor humilde; y estarse a los pies es hacer y confesar todo eso perpetuamente.

Marías, vivir a los pies de vuestro Señor Sacramentado y abandonado

Como las invenciones del amor son tan finas, el amor de María Magdalena a Jesús inventó la más fina de las reparaciones para las penas y agravios de su Corazón; ¡La reparación por anticipado!, ¡La reparación propia, no después, sino antes de la ofensa ajena! ¡Qué fineza de amor!

El gesto agradecido con que Jesús la mira y la defensa valiente con que aprueba su discutida acción de ungirle los pies con preciosos aromas, dice muy a las claras lo que agradó a su Corazón aquel embalsamamiento anticipado de la sepultura de su Cuerpo

Marías, imitad a vuestra Hermana mayor embalsamando por anticipado con el aroma de vuestra vida muy eucarística y de vuestras Comuniones muy deseadas y paladeadas tantas sepulturas hediondas del pobre Jesús

Marías ¡Le gustan tanto y le hacen tanta falta al Señor del Sagrario lágrimas de desagravio, aromas de virtudes y obras buenas y compañías que le acompañen cuando las gentes lo creen o lo tratan como

muerto!

SAN MANUEL GONZÁLEZ, DE SU LIBRO FLORECILLAS DE SAGRARIO

(Graciela Raquel Debello- mesn- Argentina)

UNA LECCIÓN DE GEOGRAFÍA ESPIRITUAL

18/07/2018 Deja un comentario

Aunque te produzca asombro, he de asegurarte que no es sólo el tiempo el que se permite el lujo de tener estaciones, sino que también su merced, el alma tiene las suyas, y te doy mi palabra de cristiano de que n o hemos de perder el tiempo en hablarte yo y oírme tú sobre esas estaciones, aún no registradas en esos almanaques

Una diferencia encuentro por de pronto entre las estaciones del año y las del alma: las primeras son sucesivas y periódicas, y las segundas no siempre están sujetas a esas sucesiones periódicas

LAS ALMAS DE INVIERNO

¿No te has encontrado en la vida con esas almas, tan frías como el invierno ta n frío? Si hablan es para echar un jarro de agua fría al interlocutor; si miran a uno, es para dejarlo helado. Como almas de invierno, tienen lluvias frecuentes de llantos, de rabia, de despecho, de odios reconcentrados. Allí no hay más que eso: mucho frío, mucha soledad y mucha agua corrompida. ¡Pobres almas de invierno! ¡Qué tristes los inviernos del alma!

LAS ALMAS DE PRIMAVERA

Las almas de primavera tienen, como la naturaleza en esa estación, mucha lozanía, de hojas, flores, aromas. Son las almas de las amistades ingenuas, de las entregas sin reserva, de las candideces infantiles a pesar de los años y del saber. Pero en esas almas, como las hay en las primaveras del tiempo, ráfagas heladas o chubascos de defectos de invierno, o vientos o tormenta de pasiones huracanados, o calores de veranos que secan hojas y flores o impiden el fruto. Fuera de esto percances, son almas encantadoras

LAS ALMAS DE VERANO

Son esas almas siempre atropelladas, siempre echando chispas, que llevan media riña por lo menos en el bolsillo, buscando la otra media en el primer ciudadano conque topan, en vez de hablar, dan resoplidos; en vez de amar, queman; en vez de alentar, atropellan;. son las almas de los iracundos, de los irreflexivos, de los exaltados. Son las almas al lado de las cuales, más que calor, se siente asfixia

LAS ALMAS DEL OTOÑO

¡Pobrecillas! Como el otro otoño. estas almas tienen sus hojas caídas de ilusiones, desengaños, escepticismo de la vida, y sus tardes tristes, y sus tonos grises y su melancolía que trasciende a muerto, y sus días apacibles y sus mañanas frescas y sus noches frías, Suelen vivir en esta estación las almas de los caídos, de los desengañados, de los enfermos incurables, de los por naturaleza pesimistas….De ordinario, se llega a esta estación por averías sufridas en las otras estaciones

Y ¿CUÁL SERÍA LA MEJOR?

Como cada estación, por alegre que sea, tiene su contra y por antipática, como el invierno, su pro, yo creo que la mejor estación para el alma, sería aquella en que se reunieran todos los rpo de cada una de ellas y se espantaran todos los contras, ni más ni menos que como lo desearíamos en la naturaleza. Un alma que reuniera los aromas y las flores y los horizontes rosados y los encantos de la primavera, junto con los días diáfanos y el calor del verano suficiente par que todo eso luzca y viva, y con las lluvias de buenas lagrimas de invierno que dan jugo y se defendieran contra la vanidad y las pompas mundanas con algo de las desilusiones otoñales, sería un alma colocada en una estación de Paraíso

¿QUÉ HACER?

¡Cual es la causa de las estaciones del año? Preguntad a un geógrafo de diez años. y os responderá: La distinta posición de la Tierra con respecto al sol. ¿Os enteráis amigo? Todo se reduce a que el alma se coloque bien delante del Sol suyo.

El Corazón de Jesús, ése es el Sol de las almas

Almas ¿queréis evitaros los rigores de las estaciones? ¿Queréis una primavera eterna, sin ninguno de los inconvenientes y con todas las ventajas del verano, del otoño y del invierno?

¡Situaos bien delante del Corazón de Jesús!

(Texto extraído del Libro GRANITOS DE SAL de San Manuel González)

Graciela Raquel Debello- MESN-Argentina